Ruta Riopar - Ayna

ruta-riopar-aynaSalimos de Riópar por la Cm 412 en dirección a Elche de la Sierra acompañando un buen tramo al río Mundo, primero por su margen izquierda y al llegar al puente de Mesones lo cruzaremos para seguir por su margen derecha y ascender hacia el puerto del Pardal. Cuando apenas hemos recorrido 9 Km la Peña de los Enamorados nos avisa que pronto pasaremos por la Fuente de la Plata de aguas muy apreciadas tradicionalmente. Seguiremos ascendiendo el puerto mientras nos alejamos del río Mundo. Una vez cruzado el puerto se observa un fuerte cambio en le paisaje. Encontramos los primeros campos de almendros, que junto al olivo son el sustyento de la economía agrícola de esta tierra. tambien veremos los primeros campos de esparto, muy abandonados en la actualidad, pero que en su tiempo, antes de que las cuerdas fueran de plástico, representó uno de los principales apòrtes económicos de muchas familias.

Todavia es posible encontrar a personas mayores, sentados en la cítara de la casa trenzando pleita para enjarretar un canasto o sustituir algún serón.

Cruzaremos la aldea de Fuente Higuera y cuando llevamos unos 20 km desde la salida de Riópar nos encontramos a nuestra izquierda un d esvio que indica Ayna.

Pasaremos de una carretera comarcal a una local. En este tramo el esparto compite con algunos pinares y con matorrales como los romeros, enebros o iniestas. A Unos 5 km del ultimo cruce un viejo cartel apenas legible dice que estamos en una zona de influencia de la cabra montés, que en los últimos años de ha recuperado y es posible, al atardecer, ver algunos ejemplares que bajan a beber al río Mundo.

Pronto nos encontraremos con la carretera 3203 que cogeremos a la izquierda en dirección Ayna.
La carretera desciende vertiginosamente en zigzageante recorrido al encuentro del Rio Mundo.

La Solana del Pico y la Peña de Llano Odrea nos llamara la atención. A la derecha existe un mirador que nos permitirá observar con tranquilidad estas peñas y el valle del rio Mundo.

Detenidos en este punto observaremos estas imponentes masas rocosas que dan cobijo a las aldeas de Cárcabos y Royo Odrea.

Estas peñas con la luz del atardecer obtienen colores mas intensos adquiriendo la gama de marrones un color mas vivo y luminoso. Veremos el puente sobre el río Mundo que pronto cruzaremos. Si el viajero observa que el rio tiene menos caudal del esperado, lamentese, pero no se extrañe. Poco antes de la aldea de Cárcabos una pequeña represa roba sus aguas al cauce natural del rio para obligarle a encajonarse en una acequia que elevara su nivel hasta Hijar una población del termino municipal de Lietor pasada ya Ayna. Cosasd para generar beneficios con la energía hidráulica que los pobladores de estos lugares nunca han sabido a donde han ido.

Continuamos nuestro descenso hasta que a nuestra izquierda veamos el cruce a Carcabos y Royo Odrea, si el viajero no tiene prisa puede dirigirse por este camino y dando un paseo llegar hasta la represa.

Cuando decidamos continuar, pasaremos enseguida a la margen izquierda del rio Mundo, la carretera cada vez mas encajonada ha tenido que ganarle terreno a la roca perforándola en varias ocasiones.

Contemplaremos las pequeñas huertas, algunas cuidadas con excelente destreza y otras ya abandonadas por su falta de rendimiento.
A la memoria de alguno viajero aficionado al cine de Jose Luis Cuerda, vendrán las principales escenas de la película "Amanece que no es poco" rodadas por estas huertas. Con estos pensamientos y absortos en las inmensas paredes del cañon del río Mundo, entraremos, recorridos ya 46 km, en la población de Ayna.

Aconsejamos antes de dejar el coche que continuemos por la carretera en dirección Albacete hasta que un cartel nos indique la ubicación del mirador del Diablo, donde podremos observar con detenimiento una excelente panorámica del trazado del pueblo y del valle del rio Mundo.

Bajaremos de nuevo al pueblo. En la bajada evocaremos las habilidades que requieren las reses bravas para recorrer a toda velocidad este tramo de carretera hasta que son "encerradas" en la plaza del pueblo cada 5,6,7 de septiembre.

Dejaremos nuestro vehiculo en cuanto sea posible sin adentrarnos por las calles del pueblo.

Las calles de Ayna no han sido pensadas para andarlas en coche, es casi imposible aparcar y solo en la plaza del ayuntamiento se puede dar la vuelta.

Procuraremos adentarnos por el pueblo por la calle Mayor eje principal del pueblo hasta llegar a la plaza del Ayuntamiento, allí veremos que los encierros de reses tienen mucha importancia para la población local, las gradas allí construidas tienen como finalidad poder observar el espectáculo taurino. Aquí encontraremos la oficina de turismo. De los servicios ofrecidos destaca la visita guiada a la Cueva del Niño, yacimiento con pinturas rupestres del paleolítico catalogadas por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. La duración de la visita es de 4 horas conviene concertar la visita previamente en la oficina de turismo.

Si nuestra intención es seguir paseando por Ayna podemos podemos ir por la calle Castillo junto a la cueva de los Moros. Del castillo de la Yedra quedan pocos restos pero su ubicación nos evocara la vocación fronteriza de Ayna, primero oponiéndose a la dominación morisca de Granada y Baza y después disputada entre la Orden de Santiago y el concejo de Alcaraz. Los primeros situaron a sus capitanes adelantados en la vecina Lietor que estaba gobernada por la encomienda santiaguista de Socovos. Finalmente en 1565, por privilegio de Felipe II, consiguió separarse de la ciudad de Alcaraz y convertirse en villa soberana. Bajaremos de nuevo a la plaza del Ayuntamiento y podemos ir a la ermita de los Remedios para ver el artesonado mudéjar de madera de pino del siglo XVI.

Otra opción es recorrer el itinerario de los escenarios de la película "Amanece que no es Poco"Cuando nuestra curiosidad quede saciada o nuestro tiempo se acabe, regresaremos a Riópar por el mismo recorrido pensando que tardaremos una hora en llegar de nuevo a la casa rural de Puerta del Arco.

Escrito por Juan Segarra